20 Oct UNA MADRE NO ES UNA MEJOR AMIGA…ES MADRE!

Hola Mamás Revolucionadas!

Muchas veces me he planteado ese dicho que dice «una madre es la mejor amiga de sus hijos», pero ahora vuelvo a cuestionar si esto es tan sano, si es que hay límites en una relación de este tipo. Y luego de indagar, encontré un artículo de psicología que habla de la forma más saludable para crear esta relación.

¡Espero que lo disfruten!

Mil Besos,

Pame

 

—–

Hay personas que creen que la mejor relación que puede existir entre una madre y su hija es la de «mejores amigas». Sin embargo, esto puede terminar favoreciendo la aparición de una rivalidad mutua, la pérdida de respeto, la confusión de papeles e incluso la invasión de la privacidad.

Los niños necesitan un adulto para darles el ejemplo, que es una autoridad de referencia y de respeto, para guiarlos, darles protección y apoyo. Este orden genera estabilidad emocional y salud mental.

El problema con este tipo de relación de «mejores amigas» se topa con el hecho de que el límite saludable desaparece en la relación madre-hija. Al principio este enlace permite seguimiento y educación, pero luego, se transforma en un elemento controlador y sobre protector. Esto hace que no se pueda construir un modelo de respeto y autoridad, porque la madre es percibida como un par.

En este tipo de relación, loca y confusa, se crea un alto nivel de inseguridad en el niño debido a que sus decisiones están sujetas a la aprobación de los conocimientos de su madre, que de otro modo se siente decepcionada. Esta señal de sobreprotección tiene un resultado adverso en el desarrollo de la personalidad del niño, ya que crea una dependencia perjudicial entre los dos.

una madre no es una mejor amiga

Las diferentes formas de ser una madre:

Cuando la figura de autoridad no se entiende claramente por la hija, ella tendrá una sensación de falta de protección. La confianza en sí será sacudida. Ella dudará cuando se tiene que tomar decisiones y esto pondrá en peligro su aspiración a la independencia.

La relación entre madre e hija no es de amigos, eso no quiere decir que no pueda estar cerca. Pero una cosa es ser amable, y otra muy distinta es ser madre e hija. Sin duda, una buena madre siempre busca lo mejor para su hija. Sin embargo, esto no le otorga el derecho de invadir su privacidad, con la excusa de estar más cerca de su hija como una amiga.

Es esencial comprender el origen de este fenómeno. En la mayoría de los casos, este comportamiento por la madre muestra los conflictos emocionales relacionados con la dependencia. Y en algunos casos, estos conflictos se acompañan de depresión y temen que el niño repita sus errores. En este sentido, se requiere que la madre resuelva tales conflictos por sí mismos o con la ayuda de un profesional.

Cómo mejorar esta relación?

Las hijas saben que no necesariamente tienen que obedecer a sus amigos. Por esta razón, una madre debe ser amoroso, pero al mismo tiempo firme. Además, un niño no tiene que saber todos los problemas íntimos de su madre. Esto dará lugar a temores infundados, la tristeza y la confusión respecto a la relación de sus padres.

Lo mejor es que este tipo de relación es transparente. Es importante para construir la confianza de forma espontánea, y no como una imposición. De lo contrario, se crea un estado de angustia y  de sospecha permanente, lo que resulta en un estrés emocional inútil que puede ser evitado.

Por otro lado, hay que tratar de manifestar posibles problemas entre la madre e hija. No es saludable silenciar lo que molesta. Tenemos que expresarlo, siempre con una atmósfera de sinceridad y respeto. De este modo, la relación será sana y libre.

Lo que ambos tienen que aprender?

1.-El niño tiene que entender, especialmente si es menor de edad, que no habrá decisiones sobre su vida que su madre pueda tomar.

2.- Los malos entendidos entre madres e hijas siempre se pueden remediar. Es fundamental saber elegir el momento de hacerlo. El afecto y la confianza es necesaria que esté presente y también, añadir un poco de sentido común para resolver las diferencias o posibles problemas que han surgido entre las dos.

3.- Es importante que el niño aprenda a resolver sus problemas y así ganar la independencia. Sabemos que la madre siempre estará ahí para apoyarla y aconsejarla. Pero, ambas entender que finalmente cada una tiene su propia historia y su propio camino a seguir.

Fuente: Texto escrito por Edith Pareja / publicado por Psicología Brasil

Fotografías: Pinterest

Etiquetas:
, , ,
Comparte este artículo:
1Comentario
  • Rosemarie jaque avila
    Creado a las 05:14h, 09 febrero Responder

    Me parece muy bueno el artículo ya q mi me sucede algo asi cn mi hija ya q no soy tan mayor q ella y ya en su adolescencia nuestra amistad a traido problemas ,se siente cn el derecho de cuestionar mis actos y mi vida amorosa ,es celosa de mi pareja ,me quiere solo para ella yo la amo pero a traido problemas q no son menores el tema …es manipuladora y eso no es bueno para ambas yo sintiendome culpable y ella cn su caracter q me hace su par ….creo q nunka es tarde para remediarlo pero como lo hago es dificil cuando ya estan asi las cosas ,como hacerlo para q ella no sienta q la aislo en vez d q quiero ser su madre no su hermana mayor?😥

Agregar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.