Síndrome de Burnout

29 Mar MADRES AGOTADAS: EL SILENCIOSO SÍNDROME DE BURNOUT QUE TAMBIÉN AFECTA LA MATERNIDAD

Convertirte en madre es una de las experiencias más maravillosa que puede experimentar una mujer, pero también una de las más agotadoras. Tener la mayor parte del día al bebé en brazos y estar 24/7 pendiente de todos sus cuidados puede ser tan agotador. Hasta llegar a un punto que simplemente sientas que no puedes ni quieres más ¿Qué me sucede? Puede ser una de las preguntas que aparezcan junto a un sentimiento profundo de culpa. Pero tranquila, que lo más probable es que estés pasando por un cuadro de estrés extremo o síndrome de Burnout

Si bien, el síndrome de Burnout fue conocido en un comienzo como síndrome de desgaste profesional, ya que aparecía en situaciones  de gran tensión y en trabajos donde principalmente se trabajaba con personas. Con los años también se extendió a las madres, quienes en sus múltiples labores de mujer se veían agobiadas en el diario vivir.

¿Qué es el síndrome de Burnout ?

 

El síndrome de Burnout es una respuesta del organismo ante un fuerte y prolongado cuadro de estrés al que has sido sometida, afectando tanto la parte emocional como la interpersonal. Para Lenka Kegevic, sicóloga y directora de Criando Positivo, el síndrome implica un desgaste emocional, físico y mental crónico, que produce que uno pierda interés en la labor que ejecuta -y por ende- se esté la mayor parte del tiempo irritable y cansada.

 

Algunos síntomas del síndrome de Bournout

 

Los síntomas aparecen en todos los niveles: sociales, laborales y familiares. A la presión de ser mamá y lo extenuante del día laboral se suman las noches con insomnio. Todo esto, produce dolor de cabeza y muscular, junto a cansancio y trastornos gastrointestinales.
A nivel emocional sentirás ganas de llorar, te aislarás, aumentará la ansiedad, habrá un distanciamiento afectivo con tu pareja, lo que desencadena que te sientas sola con el mundo encima.

 

¿Cómo prevenir el síndrome de Bournout?

 

Lenka sugiere que es súper importante autocuidarse y estar alerta. Si comienzas a sentirte más irritable en el día a día revisar qué lo está gatillando esa actitud y ver cómo salir de la  rutina.

Algunos consejos son…

 

Compartir esta experiencia con amigas y familiares, en donde encontrarás ayuda y te sentirás apoyada en las labores diarias. Así, estarás más aliviada con todo lo que implica ser mamá, profesional y esposa. Es muy importante que entiendas que no existe la súper mujer y tú no tienes por qué serlo. El hecho que no alcances a terminar el aseo o un trabajo en el día no significa que no lo harás, sino que puede esperar hasta mañana. Lo importante es priorizar las tareas y hacer aquellas que sean las más urgentes. Asimismo, es indispensable que reserves un par de horas para ti, una salida o almuerzo con amigas, un regaloneo en la peluquería, etc. Verás que estas actividades romperán la rutina y te ayudarán de a poco a retomar el control de tu vida.

Es importante destacar que el Síndrome de Burnout es un cuadro más común en las madres, también puede afectar al padre del bebé. 

 

Diferencias entre el síndrome de Burnout y depresión posparto

 

Debemos saber que hay una gran diferencia entre el síndrome de burnout y la depresión posparto. Ya que el primero se trata de un estrés severo y agotamiento de la madre, que la puede llevar a la ansiedad, al llanto, tristeza y sensación de confusión, pero que un correcto apoyo del entorno se sale rápidamente de la situación, y en casos más graves con terapia. Aún así, no pierde el interés por el recién nacido y puede seguir realizando las labores.
No así la depresión posparto que afecta entre el 10 y 15% de las madres. Ésta puede aparecer hasta los 4 meses después del parto, y tiene síntomas graves e invalidantes que requieren de una atención con urgencia. La depresión posparto se reconoce por una pérdida total del apetito en la madre, lo que desencadena una gran pérdida de peso en poco tiempo. Las labores comunes y fáciles no las puede realizar y no disfruta de aquello que antes producía placer. En los casos más severos pierde interés por el recién nacido, aparecen ideas de suicidio y hasta alucinaciones.

Lenka Kegevic es psicóloga y  hace asesorías a familias para poder guiar y apoyar en la crianza y desarrollo de tus hijos. Puedes ubicarla al 569-82121079 o en lenka@criandopositivo.cl

Comparte este artículo:
Sin Comentarios

Agregar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.