24 Nov ¿RIVALIDAD ENTRE LAS MADRES?

No sé si es coincidencia o qué, pero estas últimas semanas, he escuchado como el tema de la rivalidad entre las madres está presente en algunas mujeres. En las plazas, en el tecito con las amigas…donde sea pero existe.

Y es que no logro comprender por qué algunas madres sienten rivalidad con otras. Y es ahí donde me detengo, trato de analizar la incoherencia de la rivalidad entre las madres. Será la envidia, será la amargura, qué será que hace que pasen estas emociones y pensamientos por la cabeza de las mujeres. Es verdad que somos una sociedad difícil de entender y tratar, pero para qué perder el tiempo en pensar en estas cosas, si al final lo que importa es el milagro que hemos creado, nuestros hijos. ¿No deben ser ellos lo importante y el foco de nuestra vida? Si al final, todas somos madres, cada una con sus propias vivencias, experiencias, trancas y traumas. ¿No son los niños lo que importa?

Una amiga me contaba la sorprendente diferencia que existe entre Norteamérica y los países latinos. En Estados Unidos, Canadá y algunos países de Europa,  cuando uno sale de la clínica con su recién nacido, se les abren las puertas en grupos de apoyo a la lactancia, de acompañamiento a la depresión postparto, unas especies de “tribu” pero con apoyo profesional. Siendo muy poco frecuente encontrar una madre sola, sin contención. Al contrario de Latinoamérica, en esa sociedad han aprendido a ser compañeras en este período, a sentir desde el corazón y entender que lo que le pasa a cada una cuando se convierte en madre, es similar a su experiencia materna. Desde ahí nace el respeto, el cariño, la tolerancia, el entendimiento como la base del acompañamiento grupal y como base del entendimiento de esta experiencia como ser humano.

En cambio, cuando aterrizas en Latinoamérica, generalizando pero también sabiendo que existen grupos de compañía, todo ese apoyo queda en palabras que se las lleva el viento. Cada una encerrada en su mundo, mirando cómo crece más verde el pasto del vecino, comparando si el coche es mejor que el mío, comparando doctores, clínicas, trabajos – a modo ejemplo si escribes, cómo escribes y si te va bien con tu blog – hasta la ropa que usan sus bebés. ¡Competencia, es la palabra!

Y saben, no encuentro lógica esa inseguridades de cada madre que cae en ese círculo vicioso, no porque ellas sean así, no las juzgo cada una es reflejo de su propio sentir, sino mi cuestionamiento va más allá de eso. Me preocupa, de verdad me preocupa el rol de los padres hoy, porque todos hablan de entregar lo mejor de sí mismos, todos hablan de dar un mejor futuro a nuestros hijos, todos hablan de crianza respetuosa y me incluyo, pero ¿cómo hacerlo?…. Sí, ¿cómo queremos entregar lo mejor a nuestros hijos? ¿cómo darles un mejor futuro?. Creo que vale la pena revisar ¿qué le estamos enseñamos a nuestros hijos?.

¡Sé que no es fácil despertar y tomar consciencia! No quiero ser la madre perfecta, ni decir lo que cada uno tiene que hacer como padre/madre, porque no soy quién, me equivoco igual que todos. Pero si puedo expresarles que si quieres tratar de criar con respeto a tus hijos como yo, entonces hay que hacer un pequeño esfuerzo, del cual estoy segura que el día de mañana será tremendamente gratificante.

Y es verdad, puede tardar toda una vida este despertar, pero lo que si he practicado y si es fácil es tomar un minuto para pensar lo que vas hablar, antes de cuestionar, criticar, juzgar a otros frente ante tus hijos…Porque al final todo lo que pensemos, sintamos, realicemos repercute en ellos. Es difícil, lo vuelvo a repetir, pero más vale un esfuerzo a que nuestros niños aprendan a competir sin razón, aprendan que es normal hablar mal del otro. Y si estas palabras no te llegan, sólo ¡Míralos y Motívate! Si ellos son tan sanos de corazón, de mente, son seres tremendamente libres entonces ¿para qué contaminarlos? Mejor hacerles el camino más fácil, más libre de ataduras. Y nosotros como padres tenemos la misión de aportar con ese granito de consciencia para darles un mejor sentir a nuestros hijos en la vida, un camino más libre de vida. ¿No crees?

(Fotografía: Disney Babble)

 

 

 

Etiquetas:
,
Comparte este artículo:
Sin Comentarios

Agregar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.