16 Ene RECOMENDACIONES PARA EVITAR LA DIABETES GESTACIONAL

La diabetes gestacional es una enfermedad que se produce durante el embarazo y que si bien es semejante a la Diabetes Mellitus tipo 2 con sus respectivas consecuencias, es un trastorno que tiende a normalizarse luego del parto. Sin embargo, esta podría incidir en la aparición posterior de la diabetes, por lo que es importante atender aquellos principales factores de riesgo.

¿En qué poner atención? Los principales factores que gatillan la Diabetes Gestacional “son el sobrepeso y la obesidad, producto del sedentarismo y mala alimentación,  que además tiende a aumentar con la edad. Así como también, a la historia de familiares con la enfermedad y el haber tenido diabetes gestacional en forma previa”, señala Ana María Neira, Jefa de la carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad del Pacífico.

Asimismo, existen otros indicadores relacionados con el nacimiento de hijos de tamaño mayor a la edad gestacional, fetos que crecen sobre el percentil 90 y no descartar que los índices de fecundidad se ubican en edades cada vez más tardías, todo hace pensar en un pronóstico en alza para este trastorno en los próximos años.

 

Recomendaciones para evitar la diabetes gestacional

 

En este contexto, para evitar todo riesgo, la profesional entrega una serie de recomendaciones:

– En general, las mujeres con diabetes gestacional no tienen síntomas, pero es importante realizarse los exámenes médicos como el Test de Tolerancia a la Glucosa, más aun aquellas con factores de riesgo.

-Dado que uno de los causantes de este trastorno es el sobrepeso, la alimentación en sí es un importante factor protector y de prevención.  Lo principal en el manejo de la diabetes gestacional es la dieta, que debe incluir una variedad de alimentos y controlar el tamaño de las porciones, a través de un buen plan de alimentación calculado personalmente por una nutricionista y el equipo médico de apoyo en el embarazo.

– Siempre los alimentos más recomendables son frutas, verduras, granos integrales, lácteos descremados y sin azúcar, carnes magras de vacuno, aves y pescado.

– Realizar actividad física, pero siempre consultando antes al ginecólogo sobre cuánto y qué ejercicios practicar. Lo ideal son actividades con poco impacto, como caminatas, ejercicios aeróbicos suaves, natación y ejercicios aeróbicos de agua.

Aunque se sabe que la Diabetes Gestacional es un trastorno que abandona a la mujer luego del nacimiento de su guagua, es recomendable controlar la normalización de la glicemia durante el puerperio y mantener una dieta saludable y permanente en el tiempo”, finaliza la experta en Nutrición y Dietética de la Universidad del Pacífico.

 

Comparte este artículo:
Sin Comentarios

Agregar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.