quitar los pañales

05 Dic LOS MEJORES CONSEJOS PARA QUITAR LOS PAÑALES EN VERANO

Llegó la primavera y muchos padres se están preparando para quitar los pañales a sus hijos. “Es recomendable a realizarlo en los meses donde la temperatura comience a ser más cálida para evitar que los niños se enfermen en caso de que se mojen”, nos sugiere Pía Mariangeles Correa Fénick, quien es  Infant School Teacher del colegio Dunalastair.

“Lo primero que hay que entender es que los pañales se dejan cuando el niño esté preparado, es parte de su desarrollo, todos los niños tarde o temprano aprenderán a controlar el esfínter,  y no por un momento particular o estación del año lo van a hacer, aunque se suele decir que en primavera o verano es la mejor «época de sacar los pañales» es importante entender que el niño esté preparado para aquel proceso, o sino probar el siguiente año”, nos explica, la Psicóloga Clínica experta en Apego Infantil, María Paz Aguilera Oportus.

¿Cuáles son las claves para saber que nuestro hijo tiene la intención de sacarse los pañales?

La especialista María Paz Aguilera nos entrega las claves para saber si es propicio sacarle los pañales a nuestros hijos ¡Pon atención!

– Se nota visiblemente molesto con el pañal, le desagrada mudarse, e incluso se saca el pañal en diversos momentos del día.

– Realiza juego simbólico con sus muñecos, autos, peluches e incluso con el mismo que se siente en la pelela o que va al baño.

– Tiene un horario para defecar y va un lugar específico de la casa para hacerlo.

– Nombra o simboliza cuando se hace caca o pipí por separado o al menos una de ambas. Debemos entender que el proceso de control de esfínter ocurre de la orina o las fecas en formas independiente, muchos niños avisan uno primero y después el otro, variando de niño en niño el orden.

– Las niñas suelen avisar antes ir al baño que los hombres, producto de su anatomía, pero tampoco es un regla.

– Cada hijo controlará esfínter a distintas edades, teniendo los mismo padres y recibiendo el mismo estilo de crianza, porque es un proceso madurativo del desarrollo.

Luego de revisar todas estas claves “es recomendable utilizar un calendario construido con el hijo, para ir reforzando positivamente el ir al baño día a día. Lo ideal, es que este puesto en un lugar visible de la casa, o incluso en el mismo baño, e ir pegando stickers, premiando con salidas al parque, juego en familia, libros, muchos besos y abrazos de amor genuino para empoderar al niño”, nos cuenta la Psicóloga Clínica experta en apego.

Es importante tener claro que el “control de esfínter suele ocurrir al rededor de los 2 años hasta incluso los 4 años de edad, considerándose como normal, con ciertos episodios de escape de orina o fecas hasta los 5 años, y si es un niño que no controla esfínter a los 4 años de edad, suele alarmar a padres y educadores, por lo que es importante descartar algún problema biológico en primer lugar, y después evaluar la psicología del niño”,  dice la especialista.

Al mismo tiempo,  debemos “conversar con los niños acerca del cuerpo humano y sus necesidades, su autonomía, y contarles acerca de que su cuerpo les avisa cuando tiene alguna necesidad, para que así puedan sentir aquellas sensaciones que nos señalan nuestras necesidades”, nos recomienda la Infant School Teacher, del colegio Dunalastair.

También te podría interesar: 

Alimentos orgánicos al alcance de nuestros hijos

“Hablar con los hijos, por muy pequeños que estos sean, preguntar y consultar si quieren sacarse los pañales, muchos niños responderán cuando estén preparados. Y jamás,  pero jamás obligar o utilizar la técnica de sacar los pañales a la fuerza por varios días hasta que el niño aburrido de estar sucio aprenda a avisar bajo presión de sus cuidadores, ya que estos niños nunca realmente aprenden y terminar teniendo episodios de accidentes por largos años más”, finaliza la Psicóloga Clínica.

Como padres debemos estar atentos para “acompañarlos al baño, y enseñarles el protocolo de bajarse y subirse los pantalones, limpiarse de forma adecuada y lavarse las manos, en algunos niños este aprendizaje ocurra de manera rápidas sin incidentes, en otros es un proceso más lento pero siempre se logra”, finaliza la parvularia Pía Mariangeles Correa.

 

Fotografía: Bblandia

Comparte este artículo:
Sin Comentarios

Agregar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.