05 May PUBERTAD: TIPS PARA QUE LOS PADRES SEPAN CÓMO ENFRENTARLA

Pubertad a veces significa caras largas, puerta del dormitorio cerrada, uso constante del celular, cambios de humor, además de las evidentes transformaciones físicas, entre otros. Siendo estos signos los más característicos para saber si tu hijo está entrando o ya está, en la llamada “edad del pavo”. Ese período de la vida que comienza alrededor de los 11 en las niñas y los 12 en los niños; cuando sienten que el mundo siempre está en contra ellos, en especial nosotros, sus padres. Amor y odio, risas y llantos, silencios o verborrea. Dos caras de una sola persona que ya no es un niño, pero tampoco un adulto.

 

¿Qué hacer? ¿cómo actuar? ¿Cuál es su desarrollo normal?

 

Sin duda que son muchas las preguntas y más de algún recuerdo nos trae de nuestra propia historia.

  • En las niñas, lo primero que se desarrolla es el pecho. Al principio puede ser asimétrico. No debe ocurrir antes de los 8 años. Si es así, debes consultar a tu pediatra. El desarrollo completo dura unos 3,5 años en la mayor parte de los casos. El vello púbico aparece unos 6 meses o más después. Siempre puede haber excepciones dentro de lo normal.
  • En los chicos, lo primero es el crecimiento testicular. Ocurre entre los 11,5 y 12 años (como término medio). Si aparece antes de los 9 años, consultar. El vello púbico suele aparecer 6 meses después. Hacia los 16-17 años ya tendrá genitales de adulto.
  • En esta etapa se produce el “estirón puberal”. En las niñas el punto máximo es alrededor de los 12 años. En los niños el peak es más tardío. Su punto máximo es sobre los 14 años. Éste dependerá de factores familiares (padres altos o bajos) y hormonales, entre otros.
  • La menarquia (primera regla) suele ser unos dos años después de la aparición del vello en pubis y de los senos. Es normal entre los 10 y los 15 años.
  • Las “poluciones nocturnas” marcan el inicio de la pubertad en los niños. Lo normal es entre los 13 y 17 años, como media sobre los 14.5 años. A medida que crece el pene, también va cambiando la voz de los chicos.

Mantener unos cuidados generales es fundamental

  • Se debe seguir con unos buenos hábitos de higiene, como la ducha diaria.
  • Hazlo seguir una dieta equilibrada y con horarios regulares. Sigue siendo importante un buen desayuno. Que no haga ningún tipo de dieta de adelgazamiento sin control médico.
  • A esta edad, a veces puede ser necesario iniciar ortodoncias para corregir los dientes que no están bien alineados. Será el dentista el que debe decidir cuándo empezar.
  • Es bueno que practique algún deporte (60 minutos preferiblemente todos los días). Si es en equipo, además de sano, ayuda a aprender normas de convivencia y de relación con compañeros.
  • Limitar el tiempo que pasa delante del computador, celular, TV o juegos de video. Hay que divertirse de forma más saludable (naturaleza, deportes).
  • Créales un hábito diario de estudio y dale otro tiempo para el juego y el ocio.

 

¿Es posible llevarse bien?

  • Infórmate. Lee libros sobre adolescencia. Recuerda tu propia adolescencia y altibajos emocionales. Prepárate para los cambios de humor y los conflictos que vendrán. Si estás preparada podrás afrontarlo mejor.
  • Siguen necesitando límites o normas de referencia, pero deben ir ampliando su autonomía. Las normas deben ser claras y razonables. Pueden ser negociadas. No pueden existir reglas para todo. Los padres tienen que estar de acuerdo entre ellos.
  • Aumentar su autoestima y ayudarles en sus inseguridades. A esta edad sólo acudirán a ti si saben que no los sermonearás ni criticarás continuamente.
  • La mesada debe ser juiciosa y con unos criterios para que se administren.
  • Durante esta época los amigos tienen mucha influencia y son lo más importante para ellos. Sin embargo, no reemplazan a los padres. Éstos siguen siendo lo que más influyen en la vida de sus hijos. Conoce los amigos de tu hijo y los padres de sus amigos.
  • Habla abiertamente sobre temas como el sexo, alcohol o drogas antes de que se exponga a situaciones problemáticas. Habrá más posibilidades de que tu hijo actúe de forma correcta llegado el momento.
  • Respeta su intimidad, su habitación y sus llamadas telefónicas Por supuesto, debes saber siempre dónde está, con quién y qué está haciendo, pero no necesitas conocer todos los detalles.
  • Ten paciencia. La mayoría de los problemas de la adolescencia no son graves ni duraderos.

 

Comparte este artículo:
Sin Comentarios

Agregar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.