17 Mar PORTEO SEGURO: MÉDICOS ALEMANES RECOMIENDAN NO LLEVAR AL BEBÉ MIRANDO HACIA ADELANTE

En el último tiempo son muchos los padres que optan por llevar a sus bebés en portabebés. Hacerlo tiene la ventaja de que no tienes que andar con el coche a cuestas, siendo más cómodo y fomentando el apego al estar más cerca del cuerpo de papá o mamá.

Cuando hablamos de portabebés englobamos las mochilas ergonómicas, los fulares, los mei tai y otros sistemas similares que ayudan a poner al bebé o niño colgando del cuerpo del porteador. Varios de los portabebés dan la posibilidad de que el bebé vaya mirando hacia afuera. Sin embargo, esta opción es la menos recomendada e incluso ya la Federación Alemana de Pediatría ha corroborado esta situación.

Según dice Wolfram Hartmann, presidente de la Federación Alemana de Pediatría no es recomendable llevar a un bebé de cara al mundo en un portabebés, siendo una postura perjudicial para la fisiología de la cadera en formación del bebé. «Estos dispositivos son perjudiciales para las articulaciones de la cadera del bebe todavía maleable… Existen portabebés en los cuales los niños pueden ver todo lo que ocurre. Pero todavía son bebes, y lo que es realmente importante para los bebes es sentirse seguros. Es por esta razón que no deberíamos tener aprensión porque el bebe se pierda algunas cosas mientras es llevado de cara al porteador», señala.

Cuando van mirando hacia afuera, el portabebés no sujeta del mismo modo al bebé, las piernas se extienden a causa de llevar su propio peso, el cual recae sobre el perineo pudiendo dañar las articulaciones de la cadera que se encuentra en pleno crecimiento y desarrollo. Además, su espalda no queda en posición anatómica, se ve forzada hacia adelante y no en su ideal, que debería formar una C como en posición fetal. En definitiva, el bebé va colgando.

A ello, súmale la cantidad de estímulos que recibe el bebé al mirar hacia adelante, sin sentir un sustento emocional que lo contenga y finalmente provocando que no pueda transmitir sus emociones al porteador, generando tensión, incertidumbre, llanto o irritabilidad. Y por último, la posición hacia afuera no favorece tu columna, provocando que te inclines hacia adelante, tensionando tu espalda, hombros y sintiendo la pesadez del bebé. Siendo totalmente incómodo.

La mejor posición para los bebés es la que adoptan cuando están con el rostro girado hacia la persona que portea al bebé, es decir, en posición de ranita, con las piernas dobladas,  algo separadas y con las rodillas un poco más altas que el trasero. Esta posición respeta el buen desarrollo de su cuerpo y permite el contacto visual con su porteador.

En caso, que tu bebé sienta curiosidad de mirar el mundo, puedes seguir un tutorial de porteo donde muestren posturas para colocar al bebé en la cadera o en la espalda, permitiendo satisfacer su curiosidad y deseo de ver todo sin lastimarse ninguno de los dos y respetando la anatomía de ambos.

Más consejos en Instagram: @revolucionmama

 

Comparte este artículo:
Sin Comentarios

Agregar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.