5 MITOS DE LAS CÉLULAS MADRE

15 Mar 5 MITOS DE LAS CÉLULAS MADRE

Cuando estamos embarazadas una de las cosas que nos preguntamos es si guardar las células madre de nuestro bebé al nacer o no. Pero cuando comenzamos a investigar, nos encontramos con bastante información al respecto. Por eso, para que tomes una buena decisión, conversamos con la Doctora en Ciencias Ilse Müller, Directora Científica de VidaCel y derribamos 5 mitos de las células madre.

Mitos de las células madre

 

1.- ¿Las células madre sirven realmente?

 

Las células madre se utilizan en tratamientos hace más de 50 años. Los primeros estudios que se realizaron acerca de los tratamientos con células madre estuvieron relacionados con la aplicación de células progenitoras hematopoyéticas extraídas de la médula ósea para combatir varios cánceres de la sangre y diversos tipos de trastornos relacionados como la leucemia, linfoma y mieloma. Con el tiempo, los estudios avalaron que las células madre alojadas en la sangre del cordón umbilical presentan un menor rechazo que las provenientes de la médula ósea.

Hoy, existen más de 80 enfermedades que se tratan con las células madre hematopoyéticas provenientes de la sangre del cordón umbilical como diferentes tipos de cánceres a las sangre, inmunodeficiencias congénitas y algunas enfermedades de tipo metabólicas.

Por otra parte, existen las células madre que se extraen del tejido del cordón umbilical, llamadas células madre mesenquimales, cuya finalidad es reparar o regenerar diferentes tejidos como hueso, cartílagos o músculos. Acerca de sus beneficios, se están realizando estudios clínicos internacionales de las potencialidades de tratamiento con células madre mesenquimales frente a enfermedades autoinmunes y enfermedades neurológicas.

 

2.- La extracción de las células madre es un procedimiento que genera dolor a la madre y el bebé

 

Es un procedimiento sencillo, no invasivo e indoloro tanto para la madre como para el bebé. Se realiza en el parto, ya que es el momento óptimo para conservar las células madre. El cordón umbilical es la fuente más rica y pura de estas células, ya que no han envejecido ni padecido daños propios del transcurso de la vida y además puedes obtener dos tipos de células madre: las hematopoyéticas y las mesenquimales.

La extracción de las células madre que se encuentran en la sangre del cordón umbilical (células madre hematopoyéticas), se realiza inmediatamente después de que éste ha sido cortado en el parto y no se encuentra conectado ni a la madre, ni al bebé.

 

3.- Guardar las células madre son de un costo inalcanzable

 

Varias personas piensan que guardar las células madre son de alto costo, sin ver los beneficios que podrían traer a la familia de quien contrata este servicio. Es una herramienta útil para la medicina personalizada. Como decíamos anteriormente, las células madre se utilizan en tratamientos para enfermedades relacionadas con la sangre, pero actualmente se están realizando estudios clínicos donde su potencialidad se vería aumentada frente a tratamientos de enfermedades neurológicas como autismo, parálisis cerebral, etc. Mientras que las células madres extraídas del tejido del cordón umbilical son utilizadas para regenerar tejido en lesiones expuestas como trasplantes de córnea, traumatología y ortopedia, cicatrización de piel e intestinal, etc.

Otro punto es que si bien, existe un costo inicial para realizar la extracción de las células madre al momento de nacer un bebé y un costo de mantención anual para su almacenamiento, hacerlos en un banco nacional siempre será más barato que realizarlo en el extranjero. Cuando las solicitamos a bancos públicos internacionales hay que pagar el proceso de importación y traslado, además del tratamiento en el país, aumentando el costo final de su implementación.

Y por supuesto, mantenerlas desde que nace tu hijo será siempre más barato que comprarlas en un banco de células madre al momento de necesitarlas. Es cosa de consultar sobre este servicio y comparar.

 

4.- Las células madre no son compatibles con la familia

 

Toda la familia cercana a quién se le extrajo las células madre podría obtener beneficios, ya que al necesitar una muestra compatible para algún cáncer a la sangre, si no ha guardado su sangre, el primer donante que se busca es a un hermano, ya que basta con un 67% de compatibilidad para realizar el trasplante. En cambio si se utiliza la médula ósea se requiere que ésta tenga un 100% de compatibilidad con la persona que lo necesita.

En cambio, para las células madre mesenquimales, que son las provenientes del tejido del cordón umbilical, no se requiere de compatibilidad para ser usadas por los familiares directos, si se quieren tratar enfermedades relacionadas con la regeneración de distintos tipos de tejidos como cartílagos, huesos o músculos.

 

5.- En Chile, no existen los especialistas que utilizan células madre en tratamientos de enfermedades

 

Hoy existen departamentos o especialistas en Medicina Regenerativa de reconocidas clínicas como Las Condes, San Carlos de Apoquindo, Los Andes, MEDS, etc. Y universidades reconocidas realizando estudios clínicos de la potencialidad de este tipo de células en tratamientos de enfermedades. En el futuro se espera que se masifique el uso de las células madre en terapia celular tanto en instituciones de salud pública como en privadas.

La potencialidad de uso de las células madre en tratamientos de distintas enfermedades está siendo avalada con estudios clínicos, no sólo en nuestro país, sino también en grandes universidades e instituciones de salud internacionales.

Ahora que te contamos un poco más de los beneficios de la conservación de las células madre de tu hijo podrás comenzar a tomar una decisión informada al respecto. Si quieres conocer más sobre este tema, infórmate con expertos como el Banco de células madre VidaCel.

Comparte este artículo:
Sin Comentarios

Agregar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.