menos juguetes mayores beneficios

23 May MENOS JUGUETES MAYORES BENEFICIOS PARA LOS NIÑOS

Por qué menos juguetes mayores beneficios para los niños, la experta en niños, Rosario Sepúlveda, nos entrega las claves para que los padres tomen un minuto y piensen antes de comprar y comprar juguetes a sus hijos.

Son dos tipos de padres frente a este escenario, los que compran y compran juguetes a sus hijos. Tanto así que las habitaciones de los niños están llenos hasta el techo con juguetes. Y, los padres que optan por limitar el número de juguetes con los que sus hijos van a jugar, con el propósito de que aprendan a ser más creativos.

Según dos trabajadores alemanes de salud pública (Strick y Schubert) llevaron a cabo un experimento en el que convencieron a un aula de jardín de infantes para quitar todos sus juguetes durante tres meses. Aunque el aburrimiento se manifestó rápidamente durante las etapas iniciales del experimento, los niños pronto comenzaron a utilizar su entorno básico para inventar juegos y utilizar la imaginación.

Como dice el dicho “menos es más». Las razones son múltiples. «Desde beneficios para el niño en su desarrollo hasta motivos culturales y de formación” explica Rosario Sepúlveda, Directora Académica de Infant School del colegio Dunalastair Las Condes y Co fundadora de AprenderJuntos.cl.

Demasiados juguetes impiden que los niños desarrollen plenamente su don de imaginación. En cambio “tener una cantidad más limitada de juguetes hace que el niño tenga que ocupar más sus recursos personales para entretenerse”, dice la académica.  

Menos juguetes mayores beneficios para tus hijos

 

Rosario Sepúlveda, nos da claves de porqué menos juguetes mayores beneficios para nuestros hijos:

Creatividad  

Al tener menos juguetes los niños tienen que saber  usar su imaginación para resolver cómo utilizar lo que tienen para complementar sus juegos. De hecho es recomendable tener juguetes no estructurados, o sea que no tienen un objetivo fijo, sino que se pueden utilizar para diversas cosas, de esa manera le damos espacio a esas mentes para usar su creatividad.

Aprenden a valorar y cuidar lo que tienen

Tener una cantidad más reducida de juguetes implica que los tienen que cuidar mejor,  ya que si alguno se pierde o rompe realmente se nota. Esto es bueno porque deja atrás la cultura de lo desechable, de que si pierdo algo da lo mismo porque tengo reemplazo. Es beneficioso para ellos valorar el esfuerzo que hay detrás de la compra o regalo de cada juguete. Además aprenden a ser más ordenados con sus pertenencias.

Períodos de atención

Cuando un niño tiene muchos juguetes pasa de un juego a otro. Al final no se concentra profundamente en nada, porque siempre está pensando con qué va a jugar unos minutos después. Con menos juguetes el niño realmente le busca todo el potencial y permanece por períodos más prolongados en cada juego.

Satisfacción

Es importante que los niños vean que la satisfacción está más allá de la puerta de la juguetería. Y mostrarles que la respuesta o premio para todo no es un nuevo juguete. La verdadera felicidad se vive a través de otras cosas, como estar en familia, compartir con los amigos en la plaza, etc.

Divertirse con otras cosas

Tener menos juguetes le da tiempo y espacio a los niños para disfrutar cosas maravillosas que tiene a su alrededor. Jugar en la naturaleza, escuchar un buen cuento, dibujar, pintar, etc. Si están con muchos juguetes pocas ganas van a tener de salir de su pieza y explorar su entorno.

 

También, te puede interesar: 

Por qué es importante que los niños jueguen 

 

Los padres no juegan con los hijos

 

Hoy en día,  “más que juguetes se necesita calidad afectiva. Los padres no juegan con los hijos y eso es lo que los niños necesitan. Jugar con sus padres para poder relacionarse y aprender que son los turnos, el tiempo, el respeto y a su vez la imaginación”, aclara la psicóloga Daniela Donoso Hoffmann.

Cuando los niños tienen muchos juguetes, “no estamos dejando que discrimine cual es el que quiere utilizar. El cerebro se bloquea. Los juguetes de hoy no tienen imaginación porque viene todo creado. Los niños necesitan usar su imaginación para seguir desarrollándose”, transmite Daniela.

Existen edades para cada juguete. “Existen juguetes que ayudan a la sicomotricidad, otros a la organización espacial, otros al desarrollo motriz”, detalla Donoso.

Además, los juguetes “sobreestimulan y al final no terminan jugando a nada.  La idea es que si regalamos juguetes sea uno que lo ayude a desarrollar alguna habilidad”, comenta la terapeuta.

Para finalizar,  el consejo que la psicóloga le entrega a los padres es que “tengan todos los juguetes ordenados. Por ejemplo, todas las pelotas en una cajita, los autos en otra. Así el niño aprenda a organizar su cabeza y no se transforme en una persona dispersa”.

Antes de comprar, piensa en que menos juguetes mayores beneficios les entregarás a tus hijos en el largo plazo.

Comparte este artículo:
Sin Comentarios

Agregar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.