29 Nov MAMÁ DE LA SEMANA: LUZ CAROLINA GAJARDO Y PETIT POSH, UN MUNDO DE MÁGICOS EVENTOS

Creativa, innovadora, empática, mamá consciente es Luz Carolina Gajardo. Casada hace 10 años y mamá de Ignacia de 7 años y Luciano de 3 años. Cuenta que “la maternidad ha sido un largo camino, una gran búsqueda de la verdad de cómo hacer las cosas, de qué es lo mejor para mis hijos y para mí” y que sus pequeños son su mayor motivación a la hora de soñar, de trabajar, de jugar y de crear, lo cual se traduce en un fluir en cada trabajo que realiza en su empresa de eventos, Petit Posh.

Hace 8 años, cuando tuvo que organizar el primer cumpleaños de su hija Ignacia, buscó hacer una fiesta especial para ella, algo mágico con detalles especiales, pero sólo encontró “los típicos manteles plásticos, muchos productos de cumpleaños recargados con personajes, la entretención típica con payasitas, y los mismos juegos de siempre”, recuerda.

Así parte la idea de realizar eventos infantiles. Primero, “haciendo ambientaciones temáticas gratis a mis amigas para conocer más sobre cómo se hace un cumpleaños. Y luego comencé a ofrecer nuestras fiestas por internet. Los resultados fueron increíbles desde un principio, tuvimos mucha demanda que fuimos agregando otros servicios como la entretención, banquetería, mesas dulces, shows, inflables, y todo lo que los papás necesitaran. Nuestro equipo también fue creciendo, y ya contamos con un gran staff, muy unido, muy comprometido y lleno de buena energía”, comenta Luz Carolina.

Claro que la creatividad no nace porque sí, hay cierta motivación interna que la mueve, además de que Luz Carolina reconoce que proviene de una familia muy creativa, llena de arte y que valora muchísimo la visión de los niños. “Mi principal  motivación es el verdadero sentido de los cumpleaños para los niños, la emoción que sienten cuando se acerca el día, los recuerdos que atesoran, las expectativas, todo en torno a sus emociones y fantasías. En Petit Posh nuestra principal preocupación es que ellos lo pasen increíble y que vivan una experiencia única. Y también, que los padres puedan compartir con sus hijos ese día, sin estar preocupados de todo lo que implica la realización de un cumpleaños”, señala Luz Carolina.

Según expresa la productora, la maternidad ha ayudado mucho al desarrollo y crecimiento de su empresa. “Ha sido el motor para levantarme en las mañanas, para superar las cosas difíciles. El convertirme en mamá me permitió descubrir un nicho de mercado que no estaba explorado y una oportunidad para Petit Posh. Me permitió sentirme muy segura a la hora de saber cómo se entretienen los niños, me permitió volver a ser niña y traspasar toda esta experiencia a mi trabajo”, comenta.

Y con ese enfoque, una de las características de esta empresa es que crean reales montajes desde la mirada de un niño. Por eso, la experiencia Petit Posh les encanta a los más pequeños. “Es como una fiesta soñada, desde la visión de los niños, desde la magia, la ilusión, y su mundo de sueños. Realizamos una puesta en escena temática, que sorprenda con pequeños detalles en las distintas etapas o hitos de la fiesta. Desde que los niños llegan hasta que se van”, explica la creadora.

Y como todo emprendedor, también tuvo que cruzar algunos obstáculos. “Creo que emprender es algo muy intenso, de mucho esfuerzo, errores y aprendizaje. En general siento que de cada obstáculo he ido sacando una lección, reflexionando, y creciendo. Pienso que la humildad es una gran herramienta, al igual que la perseverancia. Hay momentos en que te esfuerzas mucho y las cosas no resultan como esperabas y quieres tirar la toalla. Ahí es cuando te das cuenta cuanto amas lo que haces y sigues adelante. Siento que esas experiencias nos fortalecen muchísimo, y si realmente y de corazón te propones aprender de ellas, después estás mucho mejor parada para lo que venga”, explica Luz Carolina.

Compatibilizando la maternidad con el trabajo

Al igual que otras madres, a Luz Carolina, la maternidad le ha revolucionado la vida. Hoy reflexiona que este hecho la ha llevado a diario a analizar cómo hace las cosas, a leer e informarse. Además, expresa que “me motiva a ser cada día una mejor persona, para ser un ejemplo para ellos, ya que pienso que esa es la mejor forma en la que aprenden​. Verte amar lo que haces, verte feliz, verte como una mamá responsable, trabajadora, y al mismo tiempo cercana y dulce. ​Ver que cuando te equivocas, pides disculpas. Ver que todos cometemos errores y eso nos hace humanos”, añade.

Para Luz Carolina no ha sido un proceso fácil el compatibilizar el tiempo con su familia y el trabajo, pero el trabajar en eventos mayormente los fines de semana le deja tiempo libre en la semana para jugar con ellos. “Siento que son pequeños momentos, pero de calidad, son lo que ellos atesoran en sus recuerdos. Creo que con ellos no tengo una deuda tan grande, como les pasa a muchas mamás que trabajan, que acumulan un sentimiento de culpa que a la larga, nos termina haciendo daño”, reflexiona la productora. Pero, también sabe que compatibilizar el trabajo con la casa “es un poco complicado porque si los niños te ven, saben que estás en casa y les cuesta entender que tú estás trabajando, que necesitas concentrarte, contestar llamadas, etc. En muchas ocasiones termino con Luciano en mis brazos escribiendo en el computador. Pero también siento que tener ese privilegio es maravilloso. Verlos crecer día a día, ir a buscarlos al colegio y al jardín, y a ratitos poder jugar, creo que no tiene precio”, señala.

Además de eso, cuenta con una red de apoyo para la crianza de sus hijos. “Considero que tener redes de apoyo es algo mágico. Tengo una nana que es parte de la familia, «Clarita» es mi brazo derecho, mi confidente y nos apoyamos muchísimo. Lo mejor, es que adora a los niños, y eso me permite trabajar tranquila, sabiendo que no pueden estar en mejores manos.  ​Mi suegra también me ayuda bastante, mi hermana Camila es una súper tía y mi mamá me ayuda apenas puede, y Esteban, mi marido también tiene una gran labor los fines de semana”, explica Luz Carolina.

Y si bien, trata de entregarles lo mejor, reconoce que ha cometidos errores como toda madre, en la crianza como “usar el libro «duérmete niño» unos días, y creo que ese error me llevó a leer más sobre apego, crianza respetuosa y terminé inserta en un mundo más espiritual y natural con ellos, usando medicina Antroposófica y en un jardín infantil Waldorf maravilloso”, comenta.

Independiente de eso, expresa que “el mejor consejo que me dieron alguna vez con respeto a la maternidad es seguir tu instinto. Algo nos pasa muy adentro a las mamás, cuando alguna cosa no anda bien con ellos. Sé que me queda muchísimo por vivir con mis hijos, muchos errores por cometer. Pero siento que cada vez estoy más preparada para tomar mejores decisiones. Me tranquiliza también el conversar con mi mamá de nuestra infancia, de cómo vivimos y tener la empatía para comprender que cada decisión que tomó siempre fue por nuestro bien, con las herramientas y conocimiento que ella tenía en ese momento. Y creo que esa es una regla para todas! Amamos a nuestros hijos y siempre haremos lo que pensamos que será lo mejor para ellos.

En el aspecto laboral, finaliza contándonos que actualmente Petit Posh sigue creciendo, aprendiendo no sólo de las experiencias, sino que posee una red de contactos con productoras de otros países, lo cual les ayuda a profesionalizarse más en los servicios que entregan.

Clickea aquí si te interesa saber 10 Consejos de Petit Posh para realizar un evento infantil

¿Quieres contactar a Petit Posh?

Facebook Petitposhcumpleanos

Mail: hola.petitposh@gmail.com

Petit Posh
Comparte este artículo:
Sin Comentarios

Agregar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.