Mamá Creadora

Soy Pamela Saldaña, Mamá, Esposa y Creadora de Revolución Mamá.

Me he desarrollado profesionalmente como periodista en distintos medios de comunicación y formé una agencia de comunicaciones para pequeñas y medianas empresas. En paralelo, he estudiado acerca de las terapias alternativas como reiki, sanación reconectiva, flores de bach, numerología, yoga y sin querer, hace un tiempo, me han regalado la oportunidad de iniciarme como chamana de mujeres, una responsabilidad grande para los tiempos que estamos viviendo.

En un principio no entendía por qué llegaban a mi vida increíbles mujeres, ni menos porqué me buscaban, algo veían en mí que llamaba la atención y todas, me pedían apoyar a grupos de mujeres que estaban en procesos de cambios. En un inicio me resistí, pues yo estaba en mi propio proceso, buscando con mi marido ser padres. Hasta que después de un buen tiempo, y ese es tema para otro artículo, lo logramos y nació nuestro Santi, quién es y será lo más maravilloso que hemos experimentado en la vida. Con ello, también se abrió una intensa e insaciable sed de informar e informarme acerca de mi experiencia con la maternidad.

Sin darme cuenta y a petición de mis amigas, comencé a entregar consejos de mi experiencia como madre a través de pequeñas reuniones, de facebook, de whatsapp, y poco a poco, esta red se amplió, comenzaron a llegar más mujeres a mi vida, algunas buscando ser mamá, otras siéndolo y algunas en duelo. Fue entonces, que entendí ese llamado de esas mujeres con dones espirituales que por años insistían para que hiciera algo con las mujeres y servir a la sociedad. Y aquí estoy, gestando por segunda vez y comenzando algo más que un proyecto, una vía por la cual pretendo- junto a las mamás que quieran integrarse- escuchar, acompañar y ayudar a las mujeres que requieran guía, apoyo, contención a lo largo del proceso de maternidad.

Aquí está Revolución Mamá para que la expriman al máximo, para que pidan información y nosotras (porque somos muchas madres) averigüemos, investiguemos o lo que sea necesario para que juntas recorramos este camino. Porque este lugar no es sólo mío, es un espacio hecho por mamás, para las mamás y escrito desde el corazón de cada mamá.