26 Ago ¿SABES CÓMO REALMENTE FUNCIONA EL NUEVO SISTEMA DE LOS PRODUCTOS ETIQUETADOS?

“Esta nueva ley de etiquetados en muchos casos no nos ayuda a escoger el producto más saludable”, cuenta la Nutricionista de Naequus, Constanza Medina Pappermann, quien nos explicará de forma clara este nuevo sistema de rotulación.

Comprender el nuevo sistema de etiquetados en los alimentos no ha sido nada  fácil, sobre todo si vez que la mayoría de los productos dicen alto en calorías, alto en grasas y alto en azúcar con una etiqueta negra que te deja con cero intención de comprar algún alimento porque TODOS te hace mal.

Según un estudio entregado por el MINSAL (2007) advierte que 1 de cada 11 muertes son atribuibles al exceso de peso, y la mitad de los niños y niñas que cursan primero básico presentan exceso de peso”. Sin embargo, lo que busca esta nueva norma de etiquetados en los alimentos es establecer límites de azúcares, grasas saturadas, sodio y calorías a través de 4 etiquetas negras que se encuentran en la cara anterior de los productos envasados. Además, le prohíbe a la industria alimentaria crear publicidad dirigida a los menores de 14 años y la venta de estos productos en los colegios”, nos cuenta la nutricionista de la Universidad Mayor, Constanza Medina Pappermann, quien trabaja en el centro de nutrición Naequus.

Lo que busca este nuevo sistema de rotulación es que sea una forma de elección más simple para el consumidor, ya que con sólo mirar el envase sabrá si es es alto en algún componente “no saludable”. La especialista nos explica que es “un gran avance para crear conciencia en lo que compramos, ya que es fundamental que sepamos seleccionar nuestros alimentos, y así ser unos consumidores informados. Pero, no sólo hay que fijarse en las etiquetas, ya que esta nueva norma fue realizada en base a 100 gramos o 100 ml de producto,  y no necesariamente corresponde a la porción que se debe consumir de estos alimentos, por eso también es tarea de cada uno observar cuál es la porción que corresponde consumir.  Ejemplo: Todos los cereales en caja son “altos en calorías”, ya que estos son de composición calórica en su forma natural, por lo que nunca encontraremos un cereal bajo en calorías. Entonces aquí tenemos el primer problema del etiquetado… Si TODO está con etiquetas negras, ¿cuál elijo? Esto lamentablemente crea mayor confusión en las personas, ya que, si comparo unas Zucaritas y un Muesli que contiene sólo avena, pasas y frutos secos, ¡ambos tienen las mismas etiquetas! Esto da para pensar “Bueno, entonces llevo las Zucaritas, ya que nutricionalmente son iguales y aparte son más ricas y baratas”.  Por lo tanto, este nuevo etiquetado en muchos casos no nos ayuda a escoger el producto más saludable.

Por esta razón, es fundamental informarse sobre los nutrientes de los productos que estás comprando, y eso es tarea de cada uno “leer los ingredientes del producto, ya que mientras menos ingredientes tenga, es menos procesado y más saludable. Escojamos aquellos que tienen ingredientes más naturales: frutas secas, frutos secos, harinas integrales, avena, miel y ojalá azúcar dentro de los últimos ingredientes. Sin embargo, la clave está en evitar los productos ultra procesados que tengan ingredientes como: Jarabe de maíz, maltodextrina, jarabe de glucosa, almidón modificado y de maíz, sucralosa, aspartamo, entre mil otros que son nocivos para la salud (incluso más que el azúcar) y que lamentablemente no están contabilizados en el nuevo etiquetado”, dice Constanza Medina.

Un ejemplo claro de esto puede ser “un paquete individual de “pipoca de quínoa” es más saludable que una barrita de cereal, pero tienen los mismos sellos de “alto en azúcares y calorías”. Pero si leemos los ingredientes, la pipoca tiene 2, mientras que la barrita tiene cerca de 19 ingredientes. Eso me habla de un producto extremadamente procesado. Lo mismo pasa con los yogures y leches, no tenemos para que darles yogures light (cerca de 10 ingredientes) a los niños, mejor buscar un producto con no más de 4 ingredientes ejemplo: leche, cepas de yogurt, azúcar, sabor frutilla”, ejemplifica la nutricionista del centro Naequus.

En definitiva “ el nuevo etiquetado es útil en algunos aspectos ya que no se etiquetan los alimentos naturales, pero en caso de los envasados, debemos analizar lo que compramos más allá de sólo ver estas etiquetas por fuera y escoger los alimentos hechos en base a productos más naturales”, nos transmite la especialista-

¿Cómo podemos hacer colaciones saludables para nuestros hijos?

¡Fácil! Ya que los productos industrializados o procesados son los que tienen etiquetas, lo que debemos intentar es volver a lo casero, y utilizar menos productos envasados.

Sabemos que la falta de tiempo hoy en día es el mayor enemigo de la alimentación saludable, ya que dejamos la cocina totalmente de lado y no invertimos nada de tiempo en nuestra alimentación. “Esta es la mayor razón de por qué hay tanta obesidad en Chile, ya que comemos mucho afuera, comida rápida y snacks envasados. Dedicar más tiempo a la alimentación es la clave del éxito y si compramos algo, elegir aquellos alimentos que ojalá no tengan etiquetas o las menos posibles. Pero ojo, considerando que los niños comen en grupo, es importante que las colaciones sean atractivas y que, de vez en cuando (ojalá 1 vez por semana), coman algo “no saludable” y envasado también para que no vean estos productos como algo “prohibido”, ya que, si sólo les mandamos cosas saludables, mientras que todos los compañeros están comiendo papas fritas y ramitas, estamos potenciando a que el niño se vuelva ansioso. Va a querer sacar inevitablemente de las colaciones de los amigos, o cuando vaya a los cumpleaños en vez de jugar, preferirá quedarse comiendo aquellos snacks que nunca tiene permitidos, por lo tanto, el equilibrio entre lo bueno y lo malo, es fundamental para los niños” concluye la experta en nutrición.

Y para que no se te haga una tarea difícil hacer las colaciones saludables para tus hijos, Constanza nos entregará 5 colaciones distintas para cada día de la semana ¡Corre a buscar un lápiz!

  • 1 Yogurt con ½ taza de: Cereales, avena, pipoca de quínoa o granola. Elegir un cereal o granola bajo en azúcar o endulzado con miel. Si es granola hecha en casa con miel, ¡mejor!
  • Ensalada de frutas: Piña, frutillas, berries, kiwi, uvas, plátano, etc. Se puede agregar jugo de naranja o mandarinas (natural) para que quede más dulce.
  • Galletón o barrita de cereal casera: En base a avena, huevo (o claras) y miel. Se puede agregar frutos secos picados, pasas y/o chispas de chocolate para hacerlo más atractivo.
  • Mix de frutos secos: En la sección de las verduras encontramos los frutos secos más naturales. Se pueden hacer bolsitas de 3 Cucharadas aprox. con maní, almendras, nueces, etc. Para dar más sabor, se puede agregar un poco de pasas y/o frutas secas como manzana, piña, plátano, etc.
  • Sándwich: Idealmente en pan integral con jamón, quesillo, palta, huevo, etc. Ojo, si no les gusta el pan integral, puede ser ½ marraqueta o algún pan de molde blanco que contenga fibra.

El rango de los que están a tiempo de aprender a comer saludable es a partir de los niños menores de catorce años, y es  una tarea de cada uno como padre que nuestros hijos se alimenten bien, aunque nos cueste poner límites, el día de mañana tendrán una mejor calidad de vida, sin mayores riesgos en su vejez, y eso se agradece-

Comparte este artículo:
Sin Comentarios

Agregar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.