10 Dic LA ELECCIÓN DEL NOMBRE: UNA GRAN TAREA!

Ha pasado rápido el tiempo. Ya son 27 semanas que mi pequeño lleva desarrollándose físicamente dentro de mi panza. Lo anecdótico es que aún no tengo nombre para mi segundo hijo y estoy muy relajada. Es que no es tarea fácil. Para con el primer hijo, uno siempre tiene la ilusión del cómo quiero que se llame, ya sea niña o niño. Pero con el segundo, sobretodo si es del mismo sexo que el primero, se me ha hecho difícil. Y es que existen tantos nombres hermosos, pero ninguno aún me hace ese click que todas las mamás esperamos.

He escuchado que un angelito le dice a la madre el nombre al oído, también que es posible soñar con el nombre. Pero la verdad, ninguna de las alternativas anteriores me ha pasado hasta el momento. Debo reconocer que sigo esperando que suceda.

Mientras tanto, leo y busco alternativas. Es que es una gran tarea, no es fácil dar un nombre a un hijo. Y a lo mejor se preguntarán, ¿por qué es tan importante? Claro que lo es, porque el nombre es como un mantra, es energía con vibración, sonido y luz, que puede dar fuerza o quitarla. Me explico: he leído sobre el significado de los nombres y cómo influencian en la personalidad de los nuevos integrantes. Por ejemplo, cuando damos un nombre de un antepasado a nuestros hijos, con ello, no sólo entregamos lo bello del nombre, sino también una carga hereditaria energética. Puedes hacer la comparación entre el abuelo, el padre, el hijo y el nieto que llevan el mismo nombre, y ver qué sucesos o rasgos de personalidad se repiten. Si bien muchas veces se utiliza esto en forma de honra de los ancestros, es importante tenerlo en cuenta y antes de dar un nombre, honrar al ancestro y agradecer, siempre agradecer por lo bueno que nos ha dado.

También, he conocido historias similares en que la madre le da un nombre al bebé y el padre al momento de ir al registro civil lo cambia. Generaciones anteriores se usaban mucho eso, y el padre al final tomaba la decisión. No sé si es lo correcto, pero me parece que ambos padres deben estar de acuerdo con el nombre que le entregarán porque si sucede ese caso expresado en que los padres no se ponen de acuerdo y finalmente uno de ellos, elige autoritariamente el nombre, es como entregar una frustración, inseguridad al nuevo integrante. Imagínate, tu mamá te nombra de una forma y tu padre de otra, finalmente quedas con la segunda alternativa, entonces quedas con una sensación rara de haber sido llamado de una forma, sentir ese mantra y luego zas! Te lo quitan y ponen otro!

Y conozco, parejas que dan el nombre luego de una votación entre familiares, amigos y conocidos! ¡Esto sí que es loco! No lo entiendo porque es algo tan de la pareja, de la madre y/o padre. Con todo respeto, ¡hasta me parece cómico! Asimismo llamarlo como un personaje público, una estrella de fútbol, de televisión o como conozco a una niña que la llamaron igual al nombre de la peluquería que iba su abuela.

Sea como sea, mi sugerencia es que sientan el nombre de corazón. En mi caso, prefiero no repetir un nombre y buscar uno que le de la libertad para ser un hombre independiente en el futuro, respetando su destino. Y junto a mi marido estamos tratando de buscar un punto intermedio, un nombre que a los dos nos haga “click”. ¡Tarea difícil, son muchos! Y aunque busco y busco entre los significados de los nombres, no logro aún dar con el preciso. Hay unos tan hermosos y con bellos significados. Pero bueno, aún quedan 13 semanas para encontrar el nombre indicado para mi segundo hijo.

Y a ti, te sucedió algo parecido en la búsqueda del nombre de tu hij@?

(Fotografía: tips y reflexiones para la vida)

Comparte este artículo:
Sin Comentarios

Agregar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.