19 Ago DETECCIÓN PRECOZ DE LA HIPOACUSIA

La audición nos conecta con el entorno desde antes de nacer, corresponde a la principal vía de desarrollo del lenguaje y la comunicación y por lo tanto es un componente esencial de las relaciones interpersonales y de nuestra participación dentro de la sociedad.

La hipoacusia o pérdida auditiva está presente en 1 a 3 de cada 1.000 recién nacidos vivos. Existen factores de riesgo asociados a una mayor incidencia, tales como bajo peso al nacer, uso de medicamentos ototóxicos durante el embarazo, infección por citomegalovirus o prematuro extremo. Sin embargo, sólo alrededor del 50% de los niños con hipoacusia congénita presenta algún factor de riesgo, por lo tanto, en el otro 50% no tenemos cómo sospechar una pérdida auditiva en nuestros hijos. Aquí radica la importancia del screening auditivo neonatal universal, como estrategia para diagnosticar e intervenir precozmente esta patología.

La hipoacusia puede ser estudiada desde el primer día de vida a través de pruebas objetivas. En esto consiste el screening auditivo, en evaluar a todos los recién nacidos durante el primer mes de vida, estableciendo, en caso de ser necesario, un diagnóstico oportuno antes de los 3 meses, lo que a su vez permita acceder a un manejo precoz antes de los 6 meses de edad. Actualmente son dos las pruebas más utilizadas para diagnosticar hipoacusia congénita: las emisiones otoacústicas (EAO) y los potenciales evocados auditivos de tronco cerebral (PEAT). Ambos procedimientos permiten el registro de la función auditiva de manera objetiva y no invasiva

También te podría interesar:

El rol de los padres en el desarrollo del lenguaje

 

La hipoacusia no diagnosticada provoca efectos adversos a nivel de desarrollo social, emocional, cognitivo y del lenguaje, y en la integración social, más aún cuando se presenta desde el nacimiento. Para evitar que esto ocurra, se requiere de un diagnóstico precoz, acceso a las ayudas técnicas necesarias y la oportunidad de ingreso a los procesos de habilitación. Estos deben iniciarse lo más  tempranamente posible, pues la estimulación durante la primera infancia es claves para el desempeño futuro, ya que durante estos años se presenta la mayor plasticidad neuronal y es durante este período que se establecen las bases del desarrollo del lenguaje y la comunicación.

En Chile aún no existen políticas a nivel nacional para la detección universal de la hipoacusia congénita. Desde el año 2005, en el contexto de las Garantías Explícitas en Salud (GES), se cuenta con el programa de pesquisa de hipoacusia en el recién nacido prematuro menor de 32 semanas o de peso al nacer menor a 1.500 gramos. También, existen algunas instituciones, tanto públicas como privadas en diferentes regiones de nuestro país, que a pesar de no contar la legislación, han decidido implementar programas de detección universal de forma autónoma. Por lo tanto, recomendamos averiguar si el lugar donde nacerá tu bebé cuenta con este tipo de programas.

Paola Scheuch

Fonoaudióloga

www.buencrecer.cl

 

fotografía: Los Andes

Comparte este artículo:
Sin Comentarios

Agregar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.