07 Ago 10 TIPS PARA EVITAR GRITAR A NUESTROS HIJOS

La Psicóloga y Directora de Criando Positivo, Lenka Kegevic, nos entrega 10 tips para evitar gritar a nuestros hijos. ¡Conócelos aquí!

Todos los que somos padres les hemos dicho a nuestros hijos en más de alguna oportunidad la siguiente frase;  “Juanito ordena tus juguetes”, y ¡no hace caso! De nuevo “Juanito ordena tus juguetes” y tampoco hace caso. La tercera vez ya es gritando ¡JUANITO ORDENA TUS JUGUETES! Y ahí recién te contestan, y más encima se pone a llorar, porque dice que le gritaste ¿Les pasa?

Luego, viene el sentimiento de culpa, del no saber cómo lograr  que nos haga caso ese niño indefenso que se encuentra en etapa de desarrollo. En varias oportunidades nos sentimos frustradas y malas madres. La buena noticia, es que esta mala conducta se puede mejorar. ¿Quieres saber cómo?

“Como cualquier cambio de hábito requiere esfuerzo, constancia y compromiso, pero creo que pensar en los resultados valen la pena el esfuerzo. Cierren los ojos e imagínense que viven en una casa sin gritos. Niños que escuchan lo que les decimos porque lo entienden y no porque se asustan o porque quieren evitar un grito. Nuestros hijos nos escuchan mejor cuando no gritamos, por irónica que parezca la frase” nos explica Lenka Kegevic, quién es Psicóloga de la Universidad Católica, y Directora de Criando Positivo. Además realiza asesorías a padres e instituciones en temas de maternidad y crianza.

La especialista de Criando Positivo nos dice que “lo primero que debemos tratar de  observar en nosotros mismos es verificar si es que cuando gritamos es porque NOSOTROS estamos cansados, estresados, agobiados, preocupados, mal dormidos, hambrientos, o todas las anteriores. Entonces si queremos dejar de gritar, tenemos que ser conscientes de esto e intentar autorregularnos”, explica.

Hasta la persona más  serena, paciente, tranquila y calmada ha perdido el control en algún momento de su vida.  Somos humanos, mortales e imperfectos y, por muy bien que intentemos hacer las cosas, a veces nos salen mal y nos equivocamos.

“Todos levantamos la mano si alguien nos pregunta si alguna vez le hemos gritado a nuestros hijos. Con vergüenza algunos, otros con culpa, otros asumiéndolo, otros sin pensarlo tanto. Claro que algunos sentimos que cuando gritamos para que nos escuchen, estamos mostrando una cara nuestra no muy amable, además de estar modelando una forma de funcionar que no queremos que nuestros hijos repliquen”, comenta Lenka y agrega que “los niños  miran atentamente, aun cuando creamos que no lo hacen, y lo que ven que hacemos nosotros, es lo que ellos hacen. Entonces, es altamente probable que imiten nuestros gritos”.

 Gritar es un error

– Gritarle a cualquier niño pequeño es un error, sí es un error,  es una mala disciplina, una mala conducta  que muchas veces realizamos sin darnos cuenta,  por ejemplo;  si le gritas a uno de tus hijos por molestar o golpear algún compañerito del jardín, esté no aprenderá a resolver los problemas de manera pacífica y calmada. “Es difícil dejar de gritar, especialmente si nos gritaban en nuestra infancia, pero con una práctica constante, luego de alrededor de 3 meses, podemos ver resultados”, nos advierte la Directora de Directora de Criando Positivo.

También te puede interesar:

6 Principios de la Crianza Respetuosa

Montessori: el Frasco de la Calma para padres e hijos

 

¿Cómo dejar de gritar?­

La Psicóloga Lenka Kegevic, nos entrega 10 tips para evitar  esta mala conducta que es gritarle a nuestros hijos. ¡Pon atención!

  1. Comprométete contigo mismo: No me refiero a querer o desear el cambio, me refiero a verbalizar la intención, escribirla, ponerla en algún(os) lugar(es) visible(s) para nosotros: Voy a dejar de gritar. Fuerte y claro.
  1. Comprométete con otros: ¡comprométete con tu familia, con tus hijos! Incluso le podemos pedir a ellos que evalúen nuestro comportamiento al final del día.
  1. Cuando escuches que tu voz está subiendo de volumen, deja de hablar; No importa lo que estés diciendo, silencio. (Además estas enseñando autocontrol y control de daños).
  1. No es una emergencia: pensar esto le permite a tu cerebro bajar las señales de estrés y poner la situación en el lugar que tiene. (A no ser que realmente sea una emergencia).
  1. Intenta volver al presente: sacude tus manos, mójate la cara, concéntrate en los ruidos del ambiente, respira profundo 10 veces. (Sigues enseñando autocontrol y alternativas al grito).
  1. Recuerda que tú eres el adulto: tus hijos están aprendiendo del esfuerzo de auto control que estás haciendo en estos momentos. Incluso puedes decirles: estoy muy enojada, y estoy haciendo grandes esfuerzos por mantenerme en calma. Dame unos segundos y empezamos de nuevo.
  1. Ayuda a tu cuerpo a calmarse: Más agua en la cara, mas respiraciones, repetir algún mantra, anda a mirar la frase con la intención que dejaste en algún (o algunos) lugar(es) visible(s). Recuerda que tu hijo sólo está actuando como un niño, porque es un niño.
  1. Intenta comenzar de nuevo: cuando salgas del modo de emergencia, dejarás de ver a tu hijo como “el enemigo”. Entonces es hora de comenzar de nuevo la interacción.
  1. Toma tu espacio: Retrasa la interacción con tus hijos hasta que estés calmado.
  1. Preserva la conexión con tus hijos: Procura no dañar la relación. Repara cuando sea necesario. Busca cotidianamente momentos de reconectarte con ellos: cosquillas, escondidas, perseguirse, abrazos de oso, baños relajantes, cuentos abrazados, evaluar el día juntos acurrucados, cualquier cosa que les provoque risa, ojalá intermediada por contacto físico, ayudará a fomentar la (re)conexión.

Muchas veces la dinámica familiar nos sumerge en un caos sobre todo en estos tiempos en donde todo tiene que funcionar  rápido, entonces  un buen grito puede detener cualquier problema de manera  fácil y rápida, sin embargo ese  grito no solucionará nada, no hace que el niño cambie un mal comportamiento, solo refleja una pérdida de control.

Los gritos debilitan la autoestima de las personas, dejando huellas en su personalidad, ya que  paraliza, atemoriza, pero no educa. “Trabajar estos puntos, no es una tarea fácil, pero si realmente quieres dejar de gritar, es posible. Escribe a contacto@criandopositivo.cl si necesitas apoyo externo, y así poder realizar el desafío juntos”, finaliza la especialista.

 

Fotografia: Prensalibre.com

Comparte este artículo:
Sin Comentarios

Agregar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.