16 May ¿CÓMO ENFRENTAR EL DOLOR PARA LOGRAR TENER UN PARTO NATURAL?

Optar  por  tener un parto natural,  no es una decisión que se tome apresurada, ya que existe una preparación tanto física como  psicológica  que se realiza durante los 9 meses de gestación.

En la actualidad, las técnicas menos invasivas,  que no apresuren los procesos  naturales a la hora de dar a luz,  son parte de la toma de consciencia de volver a lo natural, del empoderamiento femenino y el resultado energético que significa traer a un bebé al mundo en estas condiciones. No es casualidad que hay más mujeres queriendo tener un parto natural.

El parto es un viaje interior, una transición, una travesía que en un momento dado cada mujer debe realizar sola, por muy acompañada y sostenida que esté. Esta maravillosa experiencia te lleva a momentos en que haces frente a tu dolor, a tus miedos, a tus ganas de escapar, al querer dejarte llevar, a dejar de controlar, a abandonarte y finalmente a CONFIAR. Es ahí en ese punto que llega la calma, el dolor ya no es tema, llega la belleza y el peack de oxitocina entre contracciones, como un baile en que todo parece bellísimo. Y el bebé, recibe toda esta experiencia de mamá, esa fuerza, entereza para enfrentar la vida, partiendo por desplazarse y abrirse paso por el canal del parto. Este aprendizaje de ambos, mamá y bebé, es un travesía que servirá para todo en la vida, para todas las crisis, las contracciones siempre vienen y van. Es un verdadero regalo que le puedes entregar a tu bebé para toda la vida.

Pero volvamos al título de este post. Cada vez son más las mujeres que optan por tener un parto natural, sobre todo si son madres primerizas que con mucho esfuerzo trabajan con ejercicios de respiración y relajación, para que el día de su parto pueda lograr tener el control de su cuerpo.

¿Cómo  puedo enfrentar el dolor, para lograr tener un parto natural?

“Tiene que ver con tomar consciencia de nuestro cuerpo como mujeres, conocer nuestros ciclos, darnos cuenta de que fuimos «diseñadas» de cierta manera por la naturaleza,  y creer en la capacidad de nuestro organismo de crear vida, parir esa vida y cuidar de esa vida”, cuenta Andrea Herrera, quien  felizmente dio a luz de forma natural a su primer hijo.

Optar  por  tener un parto natural no es una decisión que se tome apresurada, ya que existe una preparación tanto física como psicológica que se realiza durante los 9 meses de gestación.  Para la maternidad llegó en un momento en el cual tenía muchos temas de mi vida resueltos; mi pareja, mi trabajo, mis prioridades, entonces, el proceso de embarazo,  y el pensar como quería tener a mi hijo fue una decisión consciente y pensada, en donde seguí mi instinto y una voz en mi interior que me llamaba a parir de manera natural. A partir de esa certeza de que mi cuerpo «se la podía«,  y sin miedo al parto, me informe y busqué a la gente que me podía guiar y ayudar a lograr tener un parto natural”, cuenta Andrea.

Sin embargo, a pesar de tener que soportar el dolor, muchas afirman que en una próxima veza optarían nuevamente por el parto sin anestesia, ya que esa sensación de empoderamiento y realización personal, de haber podido resistir el máximo umbral de dolor que tenemos como mujer, nos convierte en unas verdaderas leonas,  sin miedo a nada, ni a nadie.

Fotografia: www.unosantafe.com.ar

Comparte este artículo:
Sin Comentarios

Agregar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.