19 May CORRAL PARA BEBÉ, ¿UTILIZAR EN CASA O NO?

Todos estamos de acuerdo en que nuestros hijos nos necesitan, que mientras más tiempo estemos con ellos y dediquemos a jugar, hablarles y estimularlos, mejor. Además, es muy importante permitirles explorar su entorno y moverse libremente, para así propiciar un correcto desarrollo psicomotor.

Pero siendo realista, ninguno de nosotros dispone de las 24 horas del día para cuidar de nuestros enanos mientras exploran libremente por la casa, menos si tienes más hijos. Por eso, en mi búsqueda por compatibilizar lo mejor posible estas dos realidades llegué al corral. Y ¿por qué un corral y no un centro de actividades, coche, saltarina, u otros?

Porque el corral permite libertad de movimiento dentro de un perímetro seguro. Esto de por sí conlleva:

  • Mayor variedad de perspectivas
  • Acceso a más rincones y juguetes que explorar
  • Mayor movilidad, lo que permite practicar distintos movimientos de transición entre posturas (sin forzar ninguna en particular) e ir formando esquema corporal.

Además…

  • Me permite regular los estímulos en cantidad y calidad, de acuerdo a las necesidades e intereses de mi guagua (lo que no siempre pasa con el centro de actividades).
  • Si se llegara a quedar dormido, generalmente lo hace en una posición mucho más cómoda (y puede darse todas las vueltas que quiera).
  • Me puedo meter adentro y jugar de igual a igual!

Pero para que el uso del corral sea realmente beneficioso y seguro, es necesario tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Ubicación: debe estar siempre dentro de nuestro campo visual, alejado de objetos potencialmente peligrosos (enchufes, cables, etc.).
  • Superficie: acolchado pero firme, y lavable idealmente.
  • Estímulos: hay que recordar que el corral es un espacio de juego, no un contenedor de juguetes!! Lo recomendado es que no haya más de 3 a 5 juguetes, dependiendo del espacio, ubicados a distintas distancias. La idea es ir rotándolos, mostrando distintos usos y revisándolos para evitar que entren objetos peligrosos, sobretodo cuando hay hermanos mayores rondando.
  • Tiempo: es relativo pero se recomienda un máximo de 30 minutos. Menos si se observan señales de cansancio o aburrimiento. Ojo que el mejor indicador es el niño, no el reloj!.
  • Compañía: evitemos dejarlos solos. Cantarles, conversarles y acompañarlos en sus descubrimientos y reacciones a una distancia prudente.

Después de contarte todos los beneficios que tiene el corral, si es necesario aclarar que su uso es para ciertos momentos del día, cuando realmente necesitas tener la tranquilidad que tu bebé estará en un lugar seguro. También, es importante señalar que generalmente se utilizan entre los 6 y 12 meses de edad, donde necesitan explorar y comenzar a tener autonomía en el juego.

Espero que estos tips te hayan sido útiles. Cualquier comentario puedes escribir más debajo de la nota o a mi mail msalaya@uc.cl Y te invito también a seguir las cuentas de Instagram @de_datoskids y @revolucionmama

Un abrazo,

Maite

 

Fotografía: Kiddigem.com

Comparte este artículo:
1Comentario
  • Caroline Lima
    Creado a las 17:25h, 02 agosto Responder

    Hola donde puedo comprar ese corral para bebe de La foto? Gracias

Agregar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.