05 Nov ¿CÓMO PUEDE AYUDAR EL PAPÁ EN LA LLEGADA DE UN NUEVO BEBÉ?

Al final el embarazo, muchas mamás se encuentran cansadas físicamente, ya sea porque los cambios en su cuerpo han sido varios o porque no logran dormir bien por las noches.  Y cuando llega el recién nacido, este cansancio a veces aumenta. Por eso, es necesario que la madre cuente con el apoyo de sus cercanos, partiendo por el apoyo del padre del bebé. Y esto no es porque sí, aparte de apoyar a la madre y fomentar el vinculo con ella y su hijo, aprender a ser padre lo cual es una tarea no menor para el hombre, es involucrarse en el embarazo, el parto y la crianza del nuevo ser, entregándole amor, cariño, seguridad y ayudando a desarrollar su autoestima. Por eso, en Revolución Mamá quisimos escribir sobre ¿Cómo el padre puede participar en las primeras semanas del recién nacido?, estos son algunos consejos para que los papás se involucren en la llegada y el cuidado del recién nacido.

– Desde el primer día, hay que buscar la forma de involucrar al padre con su bebé y en esta tarea, la madre es fundamental en apoyar y ayudar a que el padre desarrolle la confianza para atreverse a involucrarse cada día más. Lo ideal que comience tomándolo en brazos, hablándole, entregándole cariño, mimos, etc., que tanto el padre como el bebé tomen consciencia de esta nueva relación, además, los bebés en los primeros 9 meses necesitan de mucho contacto físico y cariño cuando no están al pecho, por eso los brazos de papá son un lugar maravilloso.

– El padre debe considerar que no existe una forma reglamentaria para sostener al bebé, por lo que si tienes las ganas de tenerlo en brazos, pregunta a la madre cómo hacerlo sin miedo. Ten en claro que un padre nunca molesta cuando quiere darle cariño a su hijo y el bebé estará feliz de recibir ese amor.

– A medida que pasan los días y una vez que tú te sientas segura, enséñale al papá a cambiar pañales, a ayudar al bebé a eructar, hacerlo dormir, bañarlo, etc.

– Una buena idea es que en pareja asistan a un taller de masaje para bebés, porque en ese lugar ambos aprenderán técnicas sencillas para realizar en casa, las cuales ayudan a fomentar el apego y el desarrollo de la motricidad del recién nacido.

– La presencia y apoyo del padre es muy importante emocionalmente para la madre, sobretodo en período de lactancia. Es él quién puede animar a la madre a fomentarla, a no dejarla, a apoyar si no resulta, a evitar comentarios de familiares o amigos que puedan incomodar a la madre, sobretodo en esta etapa que la mamá se encuentra muy sensible por los cambios hormonales.

-La ayuda del padre permitirá que el porcentaje de viabilidad que exista una depresión postparto disminuya y si apareciese, lo cual es muy normal, es el apoyo emocional de la madre, es quién puede alertar de esta situación y en conjunto tomar las medidas necesarias para que una depresión postparto no afecte más de lo normal a la familia.

– Hay veces que los padres se organizan y coordinan sus vacaciones para cuando nace su hijo. Es una muy buena instancia de compartir con el recién nacido y la madre, en familia.

– El padre puede ayudar a organizar la casa, ir al supermercado, hacer algunos quehaceres. Es normal que las primeras semanas, la única preocupación de la madre sea el recién nacido y no tenga tiempo para otras cosas. Y en este sentido, se agradece el apoyo del padre para poder tomar una ducha tranquila, descansar, comer o tomar un tiempo para ella, lo cual es imprescindible para que la madre estabilice sus emociones y equilibre su cuerpo, el que está en período de recuperación tras el embarazo.

– Muchas veces es el padre quien atiende a las visitas en el período de adaptación del recién nacido, tanto en la clínica como en casa. Para ello, es fundamental que junto a la madre se pongan de acuerdo si recibirán visitas o cuántas, según como vayan sintiéndose en los primeros días. No es obligación recibir visitas, primero vivan la llegada del nuevo integrante.

-Cuando hay un hijo mayor, el padre puede hacerse cargo de éste, preocupándose en acompañarlo, jugar con él o a la inversa, cuidar al bebé y que la madre comparta con el hijo mayor.

– Otra forma de generar vínculo entre el padre y el bebé en el período de exterogestación es siendo un papá canguro. Para ello, debes buscar un fular o mochila ergonómica que te permita tener a tu bebé el mayor tiempo posible en tu pecho, sintiendo tu calor y latidos del corazón. Preocúpate de que el fular o la mochila sean de buena calidad y de aprender a usarlas bien para no afectar el desarrollo físico del bebé.

-También, es bueno que el padre converse con otros pares con experiencia, quienes les darán visiones distintas para entender que en el proceso de aprender a ser papá, todos los hombres viven las mismas emociones en diferentes intensidades y pasan por situaciones similares a las cuales no hay que tener temor.

Es fundamental la participación del papá en el crecimiento del bebé, por eso, en pareja busquen la forma de que ambos participen activamente en la crianza de sus hijos, ya que sólo beneficios trae consigo, como ayudar al desarrollo de la seguridad, confianza y autoestima del bebé.

Te gustaron estos consejos? Si tienes algún otro, puedes dejarlo en los comentarios, de seguro alguna mamá lo agradecerá. También, puedes leer el siguiente artículo: Las reglas básicas para visitar a una madre y su recién nacido.

Comparte este artículo:
Sin Comentarios

Agregar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.