como lograr que mi hijo coma

26 Dic ¿CÓMO LOGRAR QUE MI HIJO COMA BIEN?

La mayoría de los papás nos preguntamos cómo lograr que mi hijo coma bien, ya que son muchos los casos de niños que no quieren comer verduras, ni pescado u otros alimentos, entonces tenemos que crear diferente técnicas para que coman, como por ejemplo, hacerles sopas que contengan todos los elementos nutritivos necesarios para que la hora de la comida no se convierta en un momento desagradable.

“La comida debe ser un momento agradable de reunión, distendido, de comunidad. Ni el castigo, ni el premio son para nada recomendables a la hora de comer. Hay que lograr que los niños coman,  porque es algo que hay que hacer, no por miedo o por lograr algo. Hay que evitar la manipulación: del adulto hacia el niño a través del castigo y del niño hacia el adulto para obtener el premio. El niño tiene que poder vincularse con el acto de comer, con el sentido que este tiene”, nos explica la pediatra antroposófìca Carina Vaca Zeller de la Corporación Terapéutica Yohanan Therapeutes.

¿ Cómo lograr que mi hijo coma?

Se les ofrece la comida, “según la edad que el pequeño tenga, con la cuchara servida que se acerque a su boca (cuando tiene entre los 5  meses y 1/2 y los 15 meses) o se les pone el plato para que ellos coman solos (si son mayores de 2 años). Entre los 15 y 24 meses hay un momento de transición en que comienzan a comer solos y el adulto les ayuda a terminar dándoles en la boca.

Si tienen entre 15  y 24 meses,  si cierran la boca, no se les ofrece más, no se los fuerza, ni se los distrae con televisor, juguetes o se los engaña y distrae «viene el avioncito…este para la abuela etc.» y se retira el plato con una actitud neutra.  No se les pone mala cara, ni se los reta, ni amenaza en caso de no comer lo que los adultos desean. Si comen bien tampoco se los aplaude, ni felicita, ni se les da un premio”, nos recomienda  la pediatra antroposófìca.

“Los niños deben tener la vivencia de que comen porque eso es lo que se hace normalmente y nada más. Si no comen, se les retira la comida, pero no hay nada, excepto agua hasta la siguiente hora de comer, aunque el niño patalee y haga escándalo. En la siguiente hora de comer es más probable que tenga verdaderamente hambre y vaya a comer”, nos advierte la especialista Carina Vaca Zeller.

Además, “ningún niño sano se muere de hambre voluntariamente, ¡eso se los aseguro! Los pequeños hacen máximo 2-3 días de «huelga de hambre». El niño debe darse cuenta que con la comida no puede manejar a sus padres. Y  si los padres están angustiadísimos porque su hijo «no come», este es el mejor escenario para que el niño haga lo que quiere con ellos en relación a la comida, obtenga todo lo que desea porque los papás negocian a cambio de verlo comer aunque sea un poco. Comenzando un círculo vicioso donde cada vez come menos”, nos asegura la pediatra antroposófìca de la Corporación Terapéutica Yohanan Therapeutes.

Un tiempo razonable para  que un niño coma su comida debiera ser de unos “40 minutos aproximadamente. Claro que esto es sólo una aproximación cuantitativa. El tiempo en estos casos también hay que medirlo cualitativamente”

 Cada niño asimila de una manera muy individual los nutrientes. Por eso no hay una cantidad rígida preestablecida que deben comer. Es importante ver que dicen sus curvas de peso, talla y su pediatra al respecto”, dice Vaca Zeller.

Algunos consejos de cómo lograr que mi hijo coma bien

 Si quieres estimular a tu hijo para que coma bien, la terapeuta infantil nos entrega algunos consejos .

  • Tener las normas claras, se come porque hay que comer.
  • Crear un ambiente grato en torno al acto de comer
  • Mantener horarios claros
  • Lograr buenos ritmos de sueño
  • Evitar exceso de pantallas en general

Otros consejos a considerar

En el caso de que los niños sean mayores a los 2 años “ hay que incluirlo a la mesa familiar, que ellos  vivan la experiencia de estar en comunidad», aconseja Carina.

También, señala que «es una buena costumbre el hacer un agradecimiento antes de comenzar a comer, según sean las creencias de cada casa” nos aconseja Carina.

Finalmente, “no todos los niños son igualmente interesados por la comida, por eso es importante no comparar a los niños unos con otros», explica la especialista.

Y por otra parte, «no hay que caer en el error de ofrecerle «cosas ricas», poco saludables, con tal que coman. De esta manera los niños no sólo no comen una cantidad mayor, sino que además le estamos dando alimentos que no benefician su desarrollo en un momento en que la alimentación influye decisivamente en él”, finaliza la especialista.

Ya lo saben, si sus hijos no quieren comer, no se desesperen, al contrario, mantenga la calma y trate de darle la cantidad que nuestro hijo acepte,  pero con alimentos que lo nutran de verdad-

 

Fotografía: Cadenaser

Comparte este artículo:
Sin Comentarios

Agregar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.