carmen tuitera

27 Oct MAMÁ DE LA SEMANA: CARMEN TUITERA Y JOSEFINA, MÁGICAS POR ESCENCIA

Carmen Castillo o Carmen Tuitera no pasa desapercibida, ni en persona, ni en las redes sociales. Pero no sólo porque es conocida, sino porque es mucho más que eso, es una mujer mágica, simpática, con actitud frente a la vida. Es Relacionadora Pública de profesión, mamá de Josefina de 1 año y 4 meses, quien le ha cambiado la vida. Y no es una frase cliché, pues cuando quedó embarazada estaba en pareja, pero al tiempo quedó sola, a eso la situación familiar no la acompañaba. “Cuando quedé embarazada, coincidió con que mis papás quedaron cesantes, entonces la única opción en mi casa fue que me pusiera a trabajar. Y conversé con mi mamá diciéndole que en el futuro quería que cuidara a la Jose y que si a mí me iba bien en el trabajo, me gustaría que ustedes disfruten”, cuenta Carmen.

Fue así que desde los cuatro meses de embarazo no paró de trabajar. “La verdad que en ese momento no tenía nada, sólo deudas…fue hace tan poco y he logrado tanto en tan poco… en ese momento yo tenía mi twitter de Carmen Tuitera, mis intereses eran diferentes, quería ser una tuitera y nada más, sin mucho contenido”, recuerda Carmen sobre aquellos meses, sin lograr ver en ese momento el camino que estaba sembrando.

No fue un momento fácil, pero la pequeña Josefina le dio gran motivación para salir adelante. “Entendí que habían muchas personas que necesitaban tomar la fuerza que yo estaba desarrollando y que necesitaba decirles a las mujeres que sí se puede salir adelante. Imagínate, quedar sola, papás cesantes, la Jose en la panza… ¿cómo me las arreglaba?”, exclama.

Y la verdad, que eso que parecía una inminente crisis, se volvió en una fortaleza cuando comenzó a buscar qué hacer para dar vuelta la situación. “Lo primero que hice fue contactar a un sushi donde yo siempre pedía y le dije a su dueño ´¿por qué no te manejo las redes sociales?, yo soy Carmen tuitera´y aceptó. En ese instante pensé, bueno si pude hacer esto con 4 meses de embarazo, sin tener experiencia, ¿qué más puedo lograr?, y esto se volvió un desafío constante, luego fui a la veterinaria de mi perro y así”, detalla Carmen.

Hoy después de un año y medio, ya tiene 15 clientes, de los cuales destaca a la aplicación francesa de citas “Happn”, donde es la vocera para Latinoamérica.

De esta forma, Carmen ha logrado posicionarse en las redes sociales, no sólo como “Carmen Tuitera”, también como asesora de comunicaciones digitales y ahora rostro de eventos de grandes marcas del retail.

Logros que provienen de un concepto clave: “aunque pasé por la mayor desesperación, siempre tuve algo claro: que yo iba a triunfar y estoy triunfando, claro que me falta mucho por construir, pero es un logro en que siento que he ganado muchas cosas”, describe Carmen y agrega que se encuentra en una etapa de mantener la buena onda, el contacto con las personas y seguir siendo ella, esa mujer que todos leemos en las redes sociales, simple, optimista, humana.

“Hay que gente que cree que soy un personaje, no…yo soy realmente así, eso es lo peor (se ríe)…¡sí soy así!. Y me encanta mi trabajo, conocer gente, que me saluden. Siento que soy muy humana en ese sentido porque yo he admirado a mucha gente y no me han pescado, por eso siento que no nací para ser eso, nací para dar vuelta las situaciones”, comenta Carmen.

Todo esto que Carmen ha aprendido, lo ha transformado en herramientas que enseña a las mujeres a través de sus talleres “Brillemos Chile”, asimismo, en sus cuentas de redes sociales, se encarga de motivar a las personas diariamente, porque esto de transmitir que “Sí se puede” es un trabajo constante y presencial para lograr resultados.

Hoy son muchos sus seguidores con quienes posee constante comunicación, de hecho, responde todos los mails que le llegan. Pero con esta carga de trabajo, que sabemos que le encanta, ¿cómo lo hace con su rol de mamá?. “Tuve que programar el parto porque tenía contratos de trabajo que cumplir. Imagínate con 38 semanas de embarazo, con zapatos de plataforma, con guata realizando una campaña de publicidad, pero a la semana de la cesárea ya estaba trabajando”, comenta Carmen y agrega que sólo dio lactancia materna durante los tres primeros meses. “En lo personal no me gustó dar pecho, me sentía incómoda y entiendo a las mujeres que le encanta y lo encuentro valorable pero a mí me cargó, no me hacía sentir más mamá”, explica.

Para Carmen el apego con su hija no pasa por el tema de la lactancia, más bien trata de aprovechar cada momento en que están juntas, por ejemplo, practican colecho, van juntas a algunos eventos, salen de paseo cada vez que pueden y se acompañan en casa. “Creo que el apego es relativo, conozco niños tan apegados que no se portan bien. Por mí que la Jose sea independiente, dentro de la independencia que le doy. Si ella quiere pintar cuadros, le daré una galería de arte para que se exprese, pero que lo haga bien y haga lo que quiera”, comenta Carmen, ya que le da lo mismo lo que estudie su hija, no quiere condicionarla y como toda madre, sólo quiere su felicidad.

En cuanto a la red de apoyo, Carmen reconoce que cuenta con mucha ayuda, tanto que no ha pensado en que su hija asista al jardín. “La Josefina tiene algo que no todos tienen, su abuela. Ella es una mamá full apoyo pero lo pasa bien igual, viaja, le compro ropa, cuida a mi hija pero tiene sus momentos”, aclara. Su madre es su partner en esta aventura de crianza. Si bien, Carmen en un momento estuvo casada por un corto período de tiempo, hoy valora su familia. “En el matrimonio busqué darle una familia a la Jose pero me di cuenta que mi mamá, mi hermana Camila y la Josefina son mi familia y ahora siento que las cosas te tienen que pasar para entender que la familia puede estar constituida de diferentes formas”, expresa.

Si bien la maternidad le ha otorgado una visión distinta de la vida, siente que en el aspecto maternal es un sacrificio diario dado a su trabajo, “ser mamá y todo lo que me tocó vivir es un sacrificio que todavía llevo, en el sentido que trabajo desde la casa en la semana pero a veces desaparezco 2 a 3 días. Sé que la Jose me extraña, pero en algún minuto va a tener que aprender y entender todo lo que hago por ella. No me ando gastando la plata en nada, no estoy carreteando y la gente que me conoce sabe cómo soy, yo sólo estoy para ella”, comenta.

No obstante, aclara que no se siente mala madre, ni tiene culpa al respecto, pero sí a veces, “me baja la pena, porque es una hija que se encarga de recordar que me fui y me ignora, pero con el tiempo se ha ido ablandando. Creo ha entendido porque ahora, por ejemplo, me ha visto en la tele y mi mamá me cuenta que grita cuando me ve. Entonces creo que en algún minuto los niños van creciendo y pueden entender lo que sucede”, detalla.

No todo es maternidad, si bien ha sido algo que la ha marcado positivamente, tras esta madre, hay una faceta muy luminosa, una mujer carismática, con un aura que brilla, reflejo de un trabajo interno, algo espiritual. “No soy apegada a ninguna religión pero con el tiempo he validado que una tiene que cuidarse. Yo me apoyo en el tema de la energía positiva, en creer que lo que atraes se cumple. Lo que estoy viviendo ahora yo lo soñé y me refiero a algo que va más allá del dinero porque cuando uno da de manera desinteresada, recibe», expresa.

Y agrega «recuerdo que cuando partí con Carmen tuitera, me cuestionaba de porqué las personas me enviaban correos, sin embargo, siempre los respondí, no creyendo que iba a ganar algo y sabes, esas personas están en todas conmigo. Me agradecen, me envían regalos, etc. Esto hace preguntarme: ¿en qué minuto hice algo tan desinteresadamente que se me devuelve tan positivo?”, comenta Carmen, quien también trata de realizar seguimientos a las personas cuando hay casos que la emocionan, con el fin de entregar consejos, pero son tantas personas a las que le gustaría ayudar que el tiempo no le alcanza.

Y desde este punto, quien conoce a Carmen sabe de esta sensibilidad que posee y que transmite en su diario actuar. “Soy muy sensible con el otro, pero a diferencia de aquellos que tienen esperanza en la humanidad, yo no la tengo, entonces cuando actúo, lo hago para que el otro se contagie de buena onda”, reconoce.

Y es que es tan sensible, que uno de sus sueños es adoptar un niño dentro de los próximos 10 años. Mientras, su prioridad es la tranquilidad de su madre, compartir con su hermana y que la Jose sea feliz. Frente a todo lo otro, Carmen tiene la convicción que viene todo bueno.

¡Consejos de Carmen Tuitera para las mamás!

Obviamente en la entrevista que Revolución Mamá le realizó a Carmen, no pudimos aguantarnos y le pedimos algunos consejos para las mamás que nos siguen, basados tanto en su experiencia personal como en el enfoque de sus talleres, donde “la idea es fortalecer el autoestima de las mujeres porque me gustaría que se crean más el cuento, que entiendan que si uno tiene una actitud positiva las cosas son más fáciles”, explica.

Y aquí van tres consejos que “a mí me funcionó, hay gente que me quiere imitar pero no le va a funcionar, ya que lo importante es saber cuál es tu estrategia”, aclara Carmen y en eso tiene razón, para que algo te funcione primero debes conocerte.

– No puedes pretender que si estás mal, los hijos estén bien… es preferible preocuparse de una y entender que no te hace menos egoísta, sino que te hace entender que si uno está bien los hijos están bien.

– Tomarse la vida con un poco más de actitud. Si vas a salir con tu hijo en coche, sale con el más estiloso, a lo mejor no el más caro, sino que con actitud…eso hace que sea el coche más bacán.

– Amor propio, muchas mujeres se dejan pasar a llevar por las parejas y a veces hay que entender que los hijos quedan pero las parejas pueden pasar. Cada mujer tiene su ritual de estar bien, por ejemplo, si un cambio de look es un cambio de etapa ¡hazlo!

Esperamos que te haya gustado este post de hoy! Puedes dejar tu comentario o compartir esta nota en tus redes sociales!

Y recuerda seguirnos en nuestro Fanpage: Revolución Mamá y en Instagram: @revolucionmama

Comparte este artículo:
Sin Comentarios

Agregar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.