06 Jul CALOSTRO: ORO LÍQUIDO PARA LA SALUD DE LOS BEBÉS

Calostro, Oro líquido muy liviano e impactantemente nutritivo que aporta al recién nacido las vitaminas, minerales, proteínas, carbohidratos,  y calorías que necesita,  además de inmunidad.

 

“Como ya muchos sabemos, la leche materna es la leche ideal para los recién nacidos, las guagüitas y los más pequeñitos. Es un alimento que nuestro cuerpo inteligentemente produce para ellos, con todo lo que necesitan para su crecimiento, desarrollo, inmunidad, entre otros.  Pero no es sólo eso, este sistema es tan asombroso que la leche que produce la madre el primer día no es igual a la que produce el tercer día, ni al mes, ni al año. El niño va creciendo y tiene distintas necesidades nutricionales y la leche es la adecuada para cada momento.

Al nacer refuerza el sistema inmune y el intestino, a las seis semanas tiene una mayor concentración de anticuerpos, a los tres meses ya es alta en ácidos omega para el desarrollo del cerebro, a los seis meses tiene muchas calorías para dar paso al inicio de la alimentación complementaria y del año en adelante va adquiriendo mayor cantidad de calorías y ácidos omega para ir adaptándose a las necesidades del niño que crece.

He ahí la gran importancia del calostro, que algunos llaman oro líquido, no sólo por su color amarillento, que va cambiando a blanco con el paso de los días (tres aproximadamente), sino por todas sus propiedades.

El calostro es la primera leche que produce el cuerpo de una madre tras el parto, o incluso antes de este. Es un líquido muy liviano e impactantemente nutritivo que aporta al recién nacido las vitaminas, minerales, proteínas, carbohidratos,  y calorías que necesita,  además de inmunidad.

Es como una potente vacuna. Además, el calostro también ayuda a expulsar el meconio, que son las primeras deposiciones. El calostro sale en muy pequeñas cantidades, pues cuando nacemos nuestro estómago tiene el tamaño de una canica, y al paso de los días va creciendo, y es así como se va produciendo en mayor cantidad hasta dar paso a la leche como tal.

Giran por las redes sociales muchas analogías para ejemplificar el tamaño del estómago de los recién nacidos para así saber cuántos ml necesitan los primeros días. Una muy buena es la siguiente:

Primer día: el tamaño del estómago es el de una cereza, lo que se asemeja a 5 ml.

Tercer día: el tamaño del estómago es el de una nuez, lo que se asemeja a 20 ml.

Séptimo día: el tamaño del estómago es el de un damasco, asemejándose a 45 ml.

Primer mes: el tamaño del estómago es el de un huevo, alcanzando recién los 70 ml.

Es necesario tomar en cuenta que estas mediciones son referenciales, pues hay bebés más grandes, otros más pequeños y con distintas necesidades. Pero un detalle a tener en cuenta es que cuando existe un buen acople (buena técnica de agarre entre la boca del recién nacido y la areola del pezón) el niño siempre logrará tomar la cantidad que necesita y esa mamá producirá lo justo y necesario que debe producir para esa guagua en ese momento”

 

Para Revolución Mamá:

María Fernanda Gamboa Apparcel

Doula Birth Arts International y DONA

 +569 98700565

 

 

 

Fotografía: Maternidadcontinuum.com

Comparte este artículo:
Sin Comentarios

Agregar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.